¿Cómo vencer a tu procrastinación?

 

En mi anterior post analizamos que es la procrastinación, las razones por las que habitualmente nos distraemos y lo que, al menos en mi opinión, es el principal descubrimiento en la materia en los últimos años: “Que no procrastinamos porque nos afecten determinados disparadores externos (llamadas, mensajes, etc) sino por los disparadores internos, que hacen que nos sintamos mal emocionalmente y en nuestro deseo de escapar, nos pongamos a hacer una tarea que no toca o una actividad que no nos aporta valor e incluso nos aleja de nuestros objetivos”.

¿Cómo gestionar bien estos disparadores internos?

Para enfrentarnos a esta situación y manejar adecuadamente ese dolor emocional que en ocasiones se produce con determinadas actividades o momentos, existen dos alternativas posibles:

  • Arreglar la fuente: Esta alternativa no es nada sencilla, sin embargo, aunque los resultados son a medio y largo plazo, seguro que serán mucho más duraderos. Estoy escribiendo un libro y no tengo ganas de ponerme a escribir (distrayéndome muy a menudo), quizás tenga que plantearme ¿Qué significado tiene para mí la escritura?, ¿Cuánto deseo de verdad escribir este libro?, ¿Porqué siento emociones desagradables cuándo tengo que ponerme a escribir?, ¿De qué deseo escapar? Solo con este ejercicio de introspección, seremos capaces de acudir al núcleo del problema y resolverlo.
  • Aprender a hacerle frente: Esta alternativa es mucho más sencilla y supone aprender un sencillo proceso para enfrentarte a la distracción y así poder volver cuánto antes a la tarea importante que tienes que realizar. El proceso sería el siguiente:Percibe tus emociones para vencer la procrastinación
    • Nota la sensación: Cuándo tengas que hacer una cosa y aparezca una distracción, párate un segundo y simplemente toma consciencia de ella. Percíbela, siéntela.
    • Se curioso: Investiga con los ojos de un niño lo que estás sintiendo en ese momento. ¿Qué es lo que sientes? ¿Dónde lo sientes?
    • Gestiona el impulso: Lo que viene a continuación es enfrentarnos a la tensión generada por el impulso. Quieres dejar de escribir y entrar en Facebook a ver si alguien ha dejado un comentario en la publicación que hiciste ayer. Perfecto, entra dentro de esa tensión y utiliza solo 10 minutos para dejarte llevar por el impulso. Eso sí, 10 minutos son 10 minutos. Si te das permiso para dejarte llevar por la distracción y la acotas en el tiempo, te será mucho más sencillo, volver después al camino que quieres recorrer. Para ello quizás tengas que programarte una alerta o disparar una cuenta atrás en tu Smartphone que te recuerde, cuando se ha agotado el tiempo.

Ten tiempo para la tracción, si quieres ser productivo

Si recordáis, lo contrario a la distracción no era la concentración o enfocarse en algo, sino la tracción, y para eso debemos tener tiempo. En ocasiones decimos que estamos sufriendo muchas distracciones, sin embargo, no podemos llamar distracción a algo a menos que sepamos de lo que nos está distrayendo. Sin un plan, todo es una distracción. Pero ¿Cómo generar esa tracción?

  • Planifica el tiempo, no el resultado: Tenemos que programar nuestros días en base a las cosas que queremos realizar y no tanto en los resultados que queremos conseguir. A la hora de planificar, no solo me refiero a asuntos profesionales, también a los personales. En estos días, en los que muchos hemos tenido que aprender a teletrabajar a marchas forzadas, no es conveniente discriminar entre ambos tipos de tareas (profesionales o personales), sin embargo, es muy importante crear un plan para cada día. ¿Cómo voy a planear mi tiempo hoy? ¿En qué lo voy a invertir? Voy a escribir, voy a pintar, voy a leer, voy a estar con mis hijos.

Si nos orientamos en los resultados, en muchas ocasiones nos vamos a sentir como un perdedor al no lograr nuestros objetivos cuantitativos. Hay que planificar el tiempo, no el resultadoEn ocasiones has invertido bien el tiempo, sin embargo, el resultado no es el esperado. Si ponemos el foco en el tiempo (en la tarea) nos vamos a sentir muchas más veces como un ganador. Por ejemplo, no es tanto, voy a escribir 2500 palabras, cómo voy a escribir durante 90 minutos. Es más fácil de conseguir la segunda que la primera.

  • Invierte menos tiempo comunicando y más tiempo haciendo. En la mayoría de las ocasiones, la principal fuente de distracción no es la tecnología, son otras personas. Incluso podemos programar la tecnología para que nos evada de determinadas fuentes de distracción. ¿Qué te impide programar bien tu Smartphone y utilizar el modo “no molestar al conductor” cuando estés realizando una tarea en la que necesites concentración? No me refiero a activar el “modo avión” y no enterarte si alguien de tu familia a tenido un accidente (esperemos que no) o si ha surgido una urgencia en la empresa y necesitan localizarte (esperemos que tampoco), sino a programar el modo “no molestar al conductor”.

¿Qué es el modo “no molestar al conductor”?Activar el modo no molestar al conductor para ser más productivo y vencer la procrastinación

Es un modo que tiene todos los Smartphone que funcionan con IOS o Android y que permite que gran número de distracciones no lleguen hasta ti y solo lo hagan las que de verdad merezcan ser leídas o escuchadas en aquellos momentos que tu decides tener máxima concentración.

  • Si alguien te envía un mensaje tu pantalla permanecerá apagada y el recibirá una respuesta automática que le hará saber que estás conduciendo (o concentrado en algo importante). Si escribe la palabra “urgente” en el mensaje, podrá asegurarse que recibes la notificación. 
  • Tu teléfono seguirá recibiendo determinadas notificaciones como alertas de emergencia, alarmas o temporizadores.
  • A la hora de recibir llamadas, funciona como el tradicional modo de “No molestar”, sin embargo, la principal ventaja es que puedes programar que llamadas quieres que traspasen dicho filtro (por ejemplo, solo las llamadas de quien tengas etiquetado como “favorito” o si la persona que te llama, lo hace dos veces seguidas.

Recuerda, lo contrario a las distracciones es la tracción, por eso necesitas poner el foco en cómo programar tu tiempo, que vas a hacer en cada momento (con cierta flexibilidad, no con una exigencia germánica) y proteger ese tiempo de las demás personas utilizando adecuadamente la tecnología. Y una cosa muy importante, no olvides reconocerte e incluso premiarte si consigues sacar adelante gran parte de tu planificación, recuerda que sentirnos bien y generar emociones agradables, no hace mucho bien a los seres humanos.

Si te perdiste el anterior post dónde te explicaba cómo influye la Inteligencia Emocional en nuestras distracción y nuestra procrastinación, ahora puede er un buen momento para leerlo https://miguelangeldiaz.net/distracciones-y-procrastinacion-una-mirada-desde-la-inteligencia-emocional/