Recién comenzado el periodo estival, he decidido tomarme unos días para ver con cierta perspectiva todo lo que ha ido ocurriendo en los últimos meses y me he dado cuenta de algo curioso.

Cuando estás inmerso de pleno en un gran proyecto, en muchas ocasiones te encuentras tan absorto en el día a día, que pierdes la visión global del proyecto, e incluso te puede llegar a ocurrir que pasen casi desapercibidos para ti lo avances que se están logrando y la magnitud que pueda estar tomando.

Esta es la gran lección que me enseñó mi equipo en la última junta directiva de ASNIE (Asociación Nacional de Inteligencia Emocional). Con la cabeza puesta en la nueva apertura de Octubre, en la profesionalización de ciertos puestos, en la creación de una estructura operativa (a la vez que sencilla) y otros cuantos fuegos que requieren mi atención y toda mi energía cada día, había dejado de observar en lo que se ha convertido nuestro proyecto un año después de su creación.

Mis compañeros y amigos, que tan magnífica labor están realizando en ASNIE (y sin los cuales tengo clarísimo que la asociación no sería lo que es) me mostraron todo lo que hemos crecido, como nos encontramos en un punto donde jamás pudimos pensar que alcanzaríamos tan pronto, aspecto que me hizo bajar a la tierra de golpe e incluso provocó que me replanteara algunas de las tareas que tenía pensado realizar en los próximos meses.

Los números son espectaculares. Son más de 600 asociados los que nos han considerado como la fuente donde venir a beber los conocimientos que necesitan sobre Inteligencia Emocional y más de 1000 personas las que se han interesado en nosotros en algún momento durante este año. Comenzamos a aparecer periódicamente en los medios de comunicación y cada publicación que hacemos en redes sociales es seguida por más de un millar de personas. Lo que me resulta curioso y me hace observar con otra visión este proyecto es que, habiendo realizado actividades solamente en la ciudad de Valencia, tenemos asociados en 20 ciudades españolas repartidas por toda nuestra geografía, desde Málaga a Santander, pasando por Vigo o Mallorca, y no solo eso, también disponemos de asociados fuera de nuestras fronteras en Portugal, Chile y Colombia.

Algo inimaginable cuando apenas hace 12 meses nos planteábamos como hacer nuestra primera conferencia… y ya van ocho!!! Y en casi todas hemos completado el aforo. Ya nos hemos acostumbrado a cerrar inscripciones cuando tenemos la sala completa, sin pararnos a analizar que en muchas de ellas el aforo era de 300 personas. Increíble !!!

Empezamos a ser reconocidos y respetados, las compañías comienzan a mostrar interés en patrocinarnos y apoyarnos, creen en nuestra causa y se convertirán en  un apoyo importantísimo en un futuro para que podamos llegar todavía a más personas.

Y lo que queda por venir… La temporada 2013-2014 va a ser un año espectacular, estamos preparando muchas sorpresas (investigaciones, formación oficial, nuevas delegaciones, un gran congreso) de las cuales os informaremos a su debido momento y que sin duda nos colocarán a la vanguardia en nuestro país, si  hablamos de Inteligencia Emocional.

Así que, he decidido pararme a celebrar contigo todas estas buenas noticias, como hice con todos los compañeros-amigos que asistieron a nuestra cena de verano la semana pasada, momento que aprovechamos para conocer personalmente a muchos de nuestros asociados y pulsar de primera mano su opinión sobre el funcionamiento de nuestra asociación.

Celebremos que tenemos un lugar donde hablar de Inteligencia Emocional, donde cualquier persona, sea cual sea su nivel de conocimiento, puede encontrar información sobre la importancia de las emociones en su vida y donde todos nos encontramos tan a gusto que, cada vez somos más y mejor avenidos.

Celebremos que nuestro sueño se ha hecho realidad y que tú formas parte de él…

Muchísimas gracias y que pases un feliz verano!!!!