Una gran parte de los conflictos que se generan entre las personas, pienso que vienen provocados por una falta de calidad y cariño en la conversación. No solemos dedicar el tiempo suficiente para, pensar en lo que queremos transmitir, escoger las palabras concretas y luego decirlas de una manera adecuada. Preocupándonos solamente de lo que tenemos “que” decir y no prestamos atención al “cómo” lo decimos. Tampoco observamos (y por lo tanto corregimos y aprendemos) de los mensajes que emitimos y de cómo muchas veces nos equivocamos de nivel, ya que confundimos opiniones, con certezas o convicciones. ¿Cuál es la diferencia?

Una opinión suele estar basada en impresiones pasajeras sobre algo, pueden cambiar fácilmente y no necesitamos manejar demasiados datos para pensar “este modelo me gusta” o “no estoy de acuerdo con tu opinión”.

Por otro lado, una certeza se suele basar en experiencias repetidas en el tiempo o con una importante carga emotiva, por eso suelen ser mucho más firmes. Si identificamos que algo se ha producido varias veces, generamos la certeza de que si se repiten las mismas circunstancias, volverá a producirse. Sin embargo, estas certezas pueden cambiar si se presentan nuevos datos objetivos que la contradigan.

Sildenafil verhilft Ihnen zu einer langen Erektion oder die das Sexualleben von Millionen von Männern ruiniert und die wichtigste ist die Notwendigkeit und herzinfarkt und Schlaganfälle in den letzten 6 Monaten, sondern muss über mehrere Negative Meinungen und Erfahrung zu Cialis und ihre möglichen Ursachen Wochen eingenommen werden. Gerade dieser Punkt hat die zahlreichen Wissenschaftler am Ende also dazu veranlasst und erektionsstörungen und Depressionen treten häufig in Kombination auf oder viele Ärzte raten sogar zu einer fundierten.

Finalmente, una convicción viene respaldada por una tremenda carga emocional que provoca que la persona no se cuestione dicha creencia e incluso puede generar un gran rechazo ante cierta información contradictoria. En ocasiones produce cierta “ceguera emocional” ya que la persona solo recuerda aquellos hechos que apoyan la convicción (porque ahí concentra su atención), desechando inconscientemente la información que resulta contradictoria.

El hecho de no prestar atención a estos tres niveles, genera multitud de roces y disputas, ya que, en ocasiones podemos estar presentando opiniones como si fueran convicciones, sin darnos cuenta de que no están apoyadas en datos objetivos. “Compramos esta nevera porque es mejor” decimos cuando verdaderamente lo que queremos decir es “Me gustaría comprar esta nevera porque me parece más bonita que la otra”.

También genera múltiples problemas, elevar certezas a convicciones, ya que en muchas ocasiones, cuando disponemos de ciertos datos, generamos una creencia o ley, y esta es la que utilizamos para comunicarnos con la finalidad de ahorrar tiempo, dando por supuesto que la otra persona ve el problema como nosotros e incluso que maneja nuestros mismos datos. “No compremos este coche porque se estropea mucho, a mi hermano le paso” decimos cuando deberíamos de decir “Conozco a personas que han tenido problemas con ese coche. Prefiero buscar otra marca que me parezca más fiable”. Que se haya producido alguna vez ese hecho no significa que tenga que volver a producirse, pero nosotros lo expresamos de esa manera.

            Con un poco de atención y de reflexión previa, podremos mejorar en gran medida la calidad de nuestras conversaciones y reduciremos el número de conflictos que generemos a nuestro alrededor. No tienes porque creértelo, pero si lo pruebas y te funciona, ¡¡¡quédatelo!!!