El pasado 28 de Marzo, tuvo lugar en el Auditorio de Paiporta la II edición de Feracco, una macrojornada en la que en torno a 800 personas entre empresarios, emprendedores y agentes comarcales, se dieron cita para analizar la situación actual y aportar activamente su granito de arena para el desarrollo económico y social de la comarca.

     El día estuvo lleno de alegrías porque, conforme me acercaba al Auditorio, me encontré en la misma puerta con un viejo amigo, el profesor Ismael Quintanilla, el cual ofrecía una de las primeras ponencias, con su chispa, creatividad e ironía de siempre y de la cual, ya disfrutaba hace más de 15 años en la facultad de Psicología de Valencia.

     Conforme terminé de hablar con Ismael, me topé con los casi 2 metros de speaker más enérgico y comunicador que conozco, Carlos Andreu. Hacía un par de meses que no veía a Carlos y me alegró muchísimo volver a charlar cara a cara con él, aunque nos vayamos cruzando mails a menudo.

     Los acontecimientos se iban produciendo a la velocidad de la luz, o eso al menos me parecía a mí. Me encontraba en el stand de mis amigos de grupo OTP cuando vino rápidamente Inma Garrido, gerente de ACCO, entidad que organizaba el evento me cogió del brazo y me dijo: “ven conmigo que tienen que hacerte una entrevista en la radio”, y allá que fuimos a explicar a una amable periodista, algunas de las cuestiones clave de mi ponencia y mi opinión sobre la situación económica actual.     Cuando finalicé la entrevista, ya tenía detrás mio a Carmen Soler, gerente de grupo OTP y la persona que me embaucó para compartir ponencia con ella en FERACCO, realizó su correspondiente entrevista radiofónica y nos subimos a la sala para comenzar con los preparativos.

     Presentación…….ok, audio………ok, carteles……..ok, y comenzamos la ponencia ante más de 100 personas, y otras tantas que nos comunicaron que se habían quedado fuera ya que las plazas se agotaron en pocos días. Comenzó Carmen hablándonos de los riesgos psicosociales, de la importancia de tenerlos en cuenta para generar organizaciones más saludables y de huir de un liderazgo tóxico que lo único que provoca es una bajada de rendimiento en los empleados.

     45 minutos después y después de ver alguna cara conocida entre la audiencia, como la de mi amigo Luis Lentijo de “Leaders and Horses”, comencé con mi ponencia con la intención de hacer un análisis de la influencia de la Inteligencia Emocional en las organizaciones, los equipos de trabajo y los propios empleados. Casi una hora y varias preguntas de la audiencia después, me encontraba despidiéndome de todo el mundo porque tenía otros compromisos por la tarde.     Para mí fue un verdadero honor que la organización decidiera reservar un espacio de tiempo para que pudiéramos hablar de Emociones en el trabajo, de estamos de ánimo empresariales y de cuidar el principal activo que poseen las organizaciones, su capital humano.

     Muchas gracias a todos los que me hicisteis pasar un día maravilloso: Ismael, Carlos, Inma, Luis y sobre todo a Carmen Soler por compartir su ponencia conmigo.