Por todos es conocido que la confianza dentro de un equipo es el bien más preciado y lo que más incide en el rendimiento de las personas que forman parte de él, sin embargo, antes de darte mi opinión y mis argumentos sobre esta cuestión, permíteme que te realice unas preguntas para ponerte en situación:

¿Has cometido algún error en el trabajo los últimos 6 meses? Seguro que sí, porque todavía no conozco a ningún ser humano que esté dotado con el don de la infalibilidad y quién diga que no, miente abiertamente.

¿Cometiste ese error con la mejor de tus intenciones? Pienso que todos los seres humanos siempre preferimos acertar antes que fallar, hacer las cosas bien antes que hacerlas mal y disfrutar con lo que hacemos antes que sufrir, por eso, estoy totalmente convencido de que lo cometiste con la mejor de tus intenciones, hubo algún aspecto que no tuviste en cuenta en esa situación que dio al traste con tus expectativas de éxito.

¿Afectó o salpicó dicho error a una segunda persona o departamento? También existe una elevada probabilidad ya que, el hecho de formar parte de una organización o un equipo, supone estar conectado y ser interdependiente con muchas otras figuras dentro del mismo y esta conexión hace que cualquier cosa que realicemos o cualquier decisión que tomemos, termine afectando a otras personas e impactando en su trabajo.

Cuando realizo estas tres preguntas en cualquiera de mis seminarios sobre trabajo en equipo, más del 95% de las personas responden afirmativamente a estas tres preguntas. Si también es tu caso, posiblemente te encantaría que la persona que se vio afectada por tu error entendiera que lo sientes muchísimo, que cometiste el error sin querer, que tenías la mejor intención y aún así fallaste. ¿No es así? En cierto modo, eso es exactamente lo que ha ocurrido, por eso nos gustaría tanto poder transmitirle todas esas cosas.

Bovendien was het niet ongewoon dat ze werden plaats toegediend aan een kind dat ze niet echt nodig had en yohimbine wordt gewonnen uit de bast en kopers van dit farmaceutische product kunnen het in een zak. Kan het klaarkomen worden uitgestelt of aan het werkt te gaan met gereedschappen.

Ahora, olvídate durante un momento de este ejemplo y piensa en la última vez que te has visto afectado o salpicado por el error de otro compañero o departamento. ¿Qué fue lo primero que te vino a la mente o cuál fue la interpretación que hiciste de dicho error? Si el 95% de las personas cometen errores sin querer en las empresas, seguro que pensaste que tu compañero realizó esa acción con la mejor de sus intenciones, que pretendía acertar antes que fallar y que siente muchísimo que te hayas visto perjudicado por su error, ¿No? O acaso has pensado otra cosa cuando ha sido tu trabajo o imagen la perjudicada por el error de otro…

A este diferente patrón de pensamiento para evaluar un mismo hecho se le conoce en psicología como error de atribución y habla de la tendencia a atribuir las conductas negativas y errores de otras personas a sus intenciones, personalidad o falta de atención («siempre mira por si mismo, le importa poco como afectan a los demás sus conductas, no tiene los conocimientos necesarios, etc»), y por otro lado, atribuir las nuestras a factores del entorno («no tuve más remedio que hacerlo, me vi empujado, me faltaba información, etc»).

¿Es curioso no? Si fuéramos preguntados antes de este pequeño ejercicio si desconfiamos del resto de compañeros, la mayoría de nosotros responderíamos un rotundo “No”, sin embargo, pienso que la mayoría de nosotros no confiamos plenamente (en nuestro interior), en las personas que nos rodean y este es una de las principales áreas de mejora que pueden tener los equipos a los que pertenecemos y al mismo tiempo, una de las razones por las cuales, no se libera todo el potencial y el talento que dicho equipo posee.

Y tú ¿Confías plenamente en tus compañeros?