¿Qué valor le damos a la experiencia? A veces, no es un grado