Como viene siendo casi tradición en los últimos 31 de Diciembre, utilizo las últimas 24 horas del año para reflexionar y hacer balance de todo lo que me ha dejado este 2013 que nos abandonará esta misma noche. La conclusión es que me siento embriagado de la enorme cantidad de buenos recuerdos, aprendizajes, risas y sobre todo, el gran número de personas maravillosas que he conocido y que han influido en mí para cambiarme y hacerme un poquito mejor.

En lo profesional, 2013 me ha brindado la oportunidad de colaborar en proyectos con empresas de primerísima fila como el Grupo Prisa, Iberdrola, Pfizer, Inditex o Telefónica. ¡¡Quién lo iba a pensar cuando comencé mis andaduras en solitario allá por el año 2008!! Siento un enorme orgullo cuando echo la vista atrás y contemplo lo bien que lo he pasado en cada sesión formativa, con cada grupo, con cada persona. Soy consciente de lo privilegiado que soy pudiéndome dedicar a lo que me apasiona y poder ganarme la vida con ello, dado los tiempos que corren. Así que… Gracias a quien corresponda…

En cuanto a ASNIE, que os voy a contar… Que me tiene loquito!!!! Superamos los 800 asociados, tenemos una asistencia media de 250 personas a nuestros eventos y además hemos abierto una sede en Alicante, la cuál capitaneada por Joaquín Villena, seguro que nos dará un montón de alegrías y buenos momentos gracias al magnífico equipo que está creando en nuestra comunidad vecina. Joaquín es una de las personas con las que me ha juntado este 2013 y por lo cual le estoy totalmente agradecido: Un gran profesional, una bellísima persona y con una voluntad de hierro para conseguir todo aquello que se proponga. Me encanta rodearme de este tipo de personas porque me hacen aprender, crecer y ser mejor cada día.

Por nuestro “escenario” han pasado ponentes de la talla de Guzmán López, Javier Iriondo, Darío Piera, Juan Pedro Sánchez, Andrés Pascual y muchos otros magníficos profesionales que nos han mostrado la magia de las emociones, el enorme campo que tenemos por descubrir delante de nosotros y lo importante que resulta conocernos mejor, para poder ser más felices. En este apartado, me gustaría detenerme en la especial ilusión que me hizo presentar y escuchar a mi admirada Maty Tchey, una maravillosa persona de la que aprendo cada minuto que estoy con ella y a la cual le estoy tremendamente agradecido por un montón de cosas…

Aunque aparezco en la mayoría de las fotos como presidente, soy enormemente consciente de que todo lo que realizamos en la asociación no sería posible sin el maravilloso equipo de colaboradores que tengo detrás, los cuales en cada evento vuelcan toda su ilusión para que no falte ni el mínimo detalle. En primer lugar me gustaría dar las gracias a mi junta directiva, sin la cual, el proyecto no sería posible: Raquel Davó, Los “Fernandos” (Pena y Gastaldo), Mª Ángeles  Moscardó y Sandra Mata muestran una implicación en el proyecto digna de estudio por las más prestigiosas escuelas de negocio y junto a ellos, un montón de personas que han decidido acompañarnos en este agradable viaje y que comparten con nosotros su esfuerzo y compromiso (son tantas que harían de esta entrada, algo inacabable). Aunque me acuerdo especialmente de José Luis Frías, Luis Lentijo (asistente acérrimo a todas mis conferencias y amigo), Carol, Rosaura, Luis Antiñolo, Marga, Pepe, Toni, María y Amparo.

Otro hito importante fue el Congreso Internacional de Inteligencia Emocional de New York, donde pude conocer a un montón de personas que luchan cada día por descubrir, analizar y enseñar lo que las emociones pueden hacer por nosotros y como utilizarlas a nuestro favor. Para mí, fue algo increíble intercambiar unas palabras con personajes de la talla de John Mayer, David Caruso, Cary Cherniss, Richard Roberts o Marc Brackett, auténticas puntas de lanza de la Inteligencia Emocional en el mundo y que compartieron un poquito de su tiempo charlando conmigo. Aunque si algo me traje de EEUU fue la amistad de una increíble persona, Edgar Bresó, doctor en psicología por la Universidad Jaume I de Castellón y al que, últimamente no me canso de decirle que es el futuro de la Inteligencia Emocional en nuestro país, por sus investigaciones y descubrimientos que está realizando en el campo de la medición de las emociones.

Este año, también me permitió “desvirtualizar” a un par de personas increíbles, por sus conocimientos y por su forma de ser. Eva Collado (Humannova) y Laura Chica (autora del libro “¿Quién eres tú?”), han sido para mí un gran descubrimiento y he disfrutado mucho en los ratitos que hemos podido compartir porque transmiten esa energía y buen rollo que tanta falta nos hacen en estos momentos. En mi retina guardo ese “desayuno largo” (como ella lo bautizó) que tuve con Laura mientras intercambiábamos ideas sobre la Inteligencia Emocional en nuestro país y futuros proyectos. ¿Y quién me las presentó? Otra persona increíble que tiene una eficiencia del 100% generándome emociones positivas cada vez que nos vemos: Carmen Soler. Una persona increíble… Generosa, Inteligente y todo corazón, que siempre está rodeada de personas que sonríen (algo tendrá ella que ver) y que genera a su alrededor tal cantidad de buenos sentimientos que todo el mundo que la conoce la quiere y aprecia muchísimo… (y yo no voy a ser menos).

Carmen junto a su equipo de Grupo OTP, organizó un gran “sarao” en el que hablando sobre la innovación en la gestión de personas, debuté como presentador y me lo pasé, fenomenal, junto a personas como Marisa Salanova, Mª Amparo Ros, Olga Gacio, Alfonso Oltra y Eva Collado.

Como veis, este ha sido un año donde me han pasado muchas cosas, pero sobre todo… He conocido a gente increíble que estoy convencido que van a tener un impacto muy grande en mi vida, presente y futura… Muchas Gracias a todos y que 2014 nos traiga a todos más momentos como los vividos durante este año.