Las personas no son lo más importante en una organización