Nos acostumbramos a hacer las cosas mal