A menudo somos víctimas de nuestras víctimas