Las personas de éxito tienen grandes bibliotecas; el resto grandes televisores